Adelgazar ¿Grasa o Músculos?

Hay que poner extrema atención a la hora de escoger una dieta para adelgazar y evitar peso, ya que se corre el riesgo no solo de perder grasa corporal sino también musculatura.

En el caso de suprimir los carbohidratos en el consumo diario, ¿Se logra perder peso? ¿Puede ocasionar daño al organismo? ¿La salud se resiente?

Estas cuestiones se plantean constantemente. En realidad está comprobado que con una dieta baja en hidratos de carbono se puede adelgazar, es el caso de la dieta Atkins, sin embargo, no solo se pierde grasa corporal, también se pierde peso muscular.

Esto significa que habrá una transformación en nuestro cuerpo, pero no precisamente como esperábamos ya que a pesar de estar delgados, la apariencia de nuestro cuerpo no es la deseada porque al haber perdido músculos luciremos un aspecto de flaccidez poco agradable.

El resultado final sería la no aceptación total de nuestra nueva imagen y la salud resentida. Sin contar que además hay algo más frustrante todavía, y es que en la gran mayoría de los casos cuando haces una dieta baja en carbohidratos, al abandonarla, recuperas todo el peso perdido y aún más. Puesto que al tener menos masa muscular, los músculos están muy activos y necesitan quemar calorías continuamente, en consecuencia el metabolismo (la capacidad del organismo para quemar calorías) se ralentiza considerablemente.

Vale decir, con otras palabras que se va recuperando el peso perdido y se va instalando la grasa en los sitios donde antes había músculos, empeorando la situación cada vez más sino se tiene actividad física. Resultado, más peso y menos salud ya que el tejido muscular se habrá debilitado y no actuará como contenedor, por lo tanto las calorías quemadas serán menores.

Otra consecuencia, no menos importante es la que advirtieron los médicos, al respecto de este tipo de dietas y es que se aumenta la carga de proteínas en los riñones, alterando el equilibrio del ácido en el organismo, ocasionando la pérdida de minerales almacenados en los huesos afectando la resistencia ósea. El criterio más adecuado a la hora de escoger la forma para adelgazar y evitar peso, sería una información seria y garantizada, analizando las ventajas sin ignorar los inconvenientes y las posibles malas consecuencias que afectarían causando un severo daño a la salud.

Por todo lo planteado, vale la pena mencionar la importancia del equilibrio mental y emocional con el cuerpo, antes de tomar la decisión y elección que más se adecúe a nuestras necesidades. El resultado va a depender de la actitud que adoptemos al emprender la tarea de perder peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *